The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

martes, 11 de septiembre de 2012

Españistan


Durante muchos años los españoles vivimos tiempos difíciles donde la política hizo que el hambre, la penuria, el continuo esfuerzo, la falta de posibilidades y la pobreza, fueran la piel de la mayoría de los españoles.

Tiempos remotos donde llenábamos el estómago doblando la rodilla, y el espíritu levantando la mano derecha.

Tiempos tristes y de espíritus muertos en los que el rebaño tenía la cerca muy alta, el pasto muy corto y la mente muy asustada.

El continuo olor de las penurias del vecino que no eran más que el reflejo de las propias, hizo que miráramos más para dentro que para fuera, donde poco había para mirar, y nos hicimos más solidarios, más humanos y más colectivos, para poder alimentarnos de nosotros mismos y un poco de los demás.

Pero un día el pastor desapareció y a sus herederos los cogió fuera de juego, por lo que corrimos a tirar la valla antes de que éstos volvieran, dejando a las vista verdes prados de yerba muy alta con azules cielos llenos de igualdad y listos para conquistar.

Teníamos después de tantos años de sufrimientos la posibilidad de hacer realidad nuestros sueños, de dar sentido a nuestros deseos de paz, solidaridad, humanidad y derechos sociales, y sin embargo entramos en una desenfrenada carrera por no ser el pastor, pero vivir como él.

Cambiamos nuestros sueños por otros llenos de individualismos, y nuestros deseos por otros llenos de insolidaridad, convirtiéndonos en ovejas más libres pero más fáciles de ordeñar.

Ahora vivimos en un bonito prado donde no existen vallas simplemente por que no las podemos ver.
Al igual que cuando el pastor decidía y organizaba nuestra vidas, agachamos la cabeza y aceptamos al nuevo por que no alcanzamos a ver, ni a él ni a la valla.

Hemos construido un país de separaciones, envidias y del todo vale, haciendo de la especulación, el engaño y el enriquecimiento usurero  la bandera de nuestra política.

Tantos años tras la valla para esto, para que la mayoría sean más egoístas, más insolidarios, más individuales y más aprovechados, y casi todos más pobres y con más deudas.

Aquí os dejo un vídeo que explica muy bien como hemos llegado a construir el país soñado, “ESPAÑISTAN”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario