The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

jueves, 18 de octubre de 2012

Las Nuevas Tablas


Nacimos libres, nos hicimos inteligentes, nos volvimos egoístas y fundamos la esclavitud.
Nos iluminaron con la semilla de la inteligencia para que camináramos hacia adelante y desde el primer día nos dimos la vuelta y empezamos a hacerlo hacia atrás.
Esta humanidad ha sufrido mucho desde que vio la luz, se nos dio la oportunidad de vivir como seres libres e inteligentes y decidimos hacerlo como animales aventajados. Hemos creado una historia llena de abusos, maldades, manipulaciones, guerras, sometimientos y penurias, que hemos escrito con la sangre del sufrimiento.

La maldad nos ha hecho caminar aceleradamente de espaldas y por el camino contrario, alejándonos cada vez más del punto de inicio, borrando el recuerdo de que un día existió un principio preparado para caminar de frente y hacia adelante.
A la maldad en su camino hacía la avaricia y el sometimiento, se le han presentado muchos obstáculos que la han obligado a ir decorando el camino, inventando continuamente paisajes de colores que taparan lo oscuro de su trayecto. Nos han llevado tan lejos que ya no podemos ni sabemos volver atrás. Estamos acampados en un valle perdido cuyas fronteras son la oscuridad del alma y sus barrotes nuestro individualismo, además de haber acabado absorbiendo ese egoísmo al que tanto hemos servido y el que tanto no has esclavizado. Ese que ha acabado arraigado en nuestras almas.
Nos encontramos en un valle tan oscuro  que los bonitos decorados ya no se sostienen, pues empiezan a romperse por la fuerza de vientos empujados por el vago recuerdo de un principio, de otro camino, de otra dirección y de otros valles limpios de decorados.

Estamos esperando que el mesías que nos guía suba de nuevo a la montaña por sus nuevas tablas de mandamientos,  pues las antiguas ya no funcionan y están dejando ver la oscuridad del destino.
Esta humanidad ya ha sufrido mucho para permitir que el mesías, suba de nuevo a la montaña a por sus nuevas leyes, donde seguro se quedará el tiempo suficiente para que nos desboquemos en su ausencia  y empecemos a derribar símbolos. Tiempo para que creemos nuestro propio carnero al que adorar. Tiempo para que surjan las envidias, los miedos y los enfrentamientos que justifiquen  los nuevos mandamientos. Tiempo para que nos sintamos perdidos y desvalidos añorando la vuelta del mesías y sus mandamientos.

Creo que la humanidad ya ha sufrido bastante y no puede seguir viviendo el engaño.  Creo que esto tiene que cambiar pues no merece la pena existir para seguir caminando de espaldas. No podemos permitir que el mesías vuelva a subir a la montaña por sus nuevos mandamientos, esta vez tenemos que conseguir que el mesías se quede abajo y que seamos todos nosotros, los que subamos a la montaña a decirle a la divinidad, que a partir de ahora las nuevas tablas las vamos a escribir todos y cada uno de nosotros, y que si no está de acuerdo que se vaya abajo con el mesías y se busquen otro pueblo al que engañar y que quiera vivir agachado, pues éste quiere elegir su propio camino,  de pie y hacia delante.

Tenemos que ser conscientes que un nuevo orden se está gestando, que unas nuevas tablas se están escribiendo y tenemos que ser nosotros quienes las escriban, pues si permitimos que la vuelvan a escribir los mismos de siempre, volveremos a caminar por oscuros senderos llenos de sufrimiento, en busca de otro negro valle perdido donde llorar mendigando unas nuevas tablas al salvador. Tenemos que hacer valer la legitimidad que nuestro sufrimiento nos ha dado.
Vayamos todos a la cima, que oigan nuestras voces, tomemos las tablas y creemos un mundo mejor. Vayamos todos a la cima y demos forma a nuestra ilusión.
 La humanidad y nuestras almas no resisten más sufrimiento, ni nuestras vidas más depravación.




No hay comentarios:

Publicar un comentario