The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

jueves, 4 de octubre de 2012

Los Ojos de la Pobreza


Miedo a la pobreza, nada comparado con estar fuera y verla de frente; no hay más que hiera el alma, que cruzar las miradas.
La pobreza; personas desterradas, abandonadas, sucias y oscuras, pintadas por una sociedad del salvase quien pueda, cuyo primer mandamiento es mirar para otro lado y pintar de gris ignorancia a quien nada tiene que ofrecer, por que se lo han quitado todo.

Hace falta mucho valor para atreverse a mirar a los ojos a un desterrado de la dignidad. Mirar por esa puerta significa enfrentarse a muchas cosas, para las que no estamos ni queremos estar preparados. Nos dejamos llevar por la mente que rehúye la mirada y nos gratifica con una lluvia de buenos sentimientos, para acallar a la conciencia mientras te obliga a caminar hacia otro lado, si antes no te ha hecho cambiar de acera.

Sí, la puerta; hay que enfrentarse a tantas cosas si la cruzamos. Que fácil es mirar a la pobreza por encima y que duro es aguantar su mirada. Te dice tanto sin hablar, te dice tanto de la humanidad, te dice tanto de ti, hiere tanto. Como respondes con palabras cuando te hablan sin ellas, como respondes sin ellas sin comprometer  a tu alma.

Son ojos que nadie puede acallar, ojos que relucen hasta en la más triste oscuridad, ojos que castigan, que desarman, que hieren y que gritan lo injusto de la vida, adentrándote en un mundo que te avergüenza, que te asusta por no soportar sentirte cómplice de la injusticia. Te recuerdan que ellos son como tú. Que eres tú mismo en blanco y negro si el inhumano destino no te hubiera dado la gracia de salpicarte con algo de color.

Si tuviéramos el valor de traspasar la puerta de sus ojos, veríamos que es más humano y menos duro vivir la pobreza que sentirte responsable de ella por mirar hacia otro lado. En ellos se puede ver desesperación, abuzo, humillación, abandono, injusticia, hambre, enfermedad…
Un mundo de oscuridad en cuyo fondo arde una llama que nada puede apagar, y a la que las sombras nunca someterán. Una luz que a pesar de la desolación, grita humildad, sencillez, sinceridad, entrega, solidaridad, gratitud y lo más sorprendente, amor e incluso sana felicidad. Un mar de virtudes donde no hay lugar para las sombras.

Es difícil tener mucho y a la vez comprender que pueda haber tanta luz en la nada. Será que hay que perderlo todo para entenderlo; para tenerlo. Es como si necesitáramos sufrir para volver a nosotros mismos y sacar lo mejor que tenemos.
Son tantas las cosas que perdemos cuanto más tenemos, cuanto más nos alejamos de la esencia y más nos acercamos a la apariencia. Caminamos por un sendero donde a cada paso vendemos una parte de nosotros para comprar un brochazo de aparente color, cada vez nos hacemos más pequeños en la medida que crece nuestro cuadro, y todo para llegar a ser un precioso óleo de naturaleza muerta, donde si alguien ha sacado algún beneficio, es el pintor al que pagamos y no nosotros.

Los marginados son los héroes de la vida, almas sacrificadas para conservar y recordar a este mundo lo que somos, lo que perdemos cada día y lo equivocados que estamos, serán siempre el reflejo de lo que perdemos y el espejo de lo que construimos.
Son almas que sólo desaparecerán cuando consigamos vivir en armonía con nuestra esencia y dejemos de ser individuales, para ser un todo. Mientras tanto estarán ahí para recordarnos lo equivocados que estamos.

Ten algún día el valor de mirar a los ojos a la pobreza, de enfrentarle la mirada y atravesar su puerta.
Sin duda te hará mucho daño, pero aprenderás tanto….





4 comentarios:

  1. Yo he vivido este tema cercano, hoy día es"papi esto bo es lo que queria(coste 300 y sale llorando), pero las personas sin recursos tienen un caramelo y ya se les forma en su cara una sonrisa de oreja a oreja, yo e visto a uno de los niños mas pobres que se me han aparecido encontrarse un euro ir a comprar una coca cola e ir corriendo a entregársela a un anciano al que saludaba diariamente y solo lo conocía de eso, esos pequeños detalles no los tiene cualquiera que se encuentre en esta situación;solo la persona que haya vivido la pobreza es la que verdaderamente sabe el valor de las cosas, no piden nada acambio y suelen agradecer cualquier cosa. P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que te has encontrado con la puerta de frente y has sabido mirar por ella. ¡Enhorabuena!

      Eliminar
    2. La gente hoy día solo mira para si mismo, pero todo el mundo tiene dificultades en el camino, quizás alguno los afronten con mas facilidad que otros pero como he dicho desde pequeña"adelante con los sueños que aun nos quedan"

      Eliminar
    3. Sin sueños no hay esperanza, con ellos siempre hay camino. Espero que nunca dejes de soñar y que siempre tengas alguno que perseguir.
      Gracias por tus comentarios

      Eliminar